Prólogo de “El duelo”

Conchita Pérez Cueto

 

[Fragmento del prólogo]

Tras una pérdida, el duelo es como la sombra a la silueta en un día soleado. Yo diría que el duelo es inevitable porque se activa automáticamente y de manera natural en cuanto la persona experimenta una pérdida. El duelo siempre tiene tres componentes: lo perdido, la persona que sufre la pérdida y el periodo de tiempo en el que transcurre.

La pérdida puede ser la de una relación, la de un empleo, la de la inocencia o la de un ser querido, y el duelo no es más que el proceso de adaptación emocional y conductual a la misma. La vida es una sucesión continua de pequeñas y grandes pérdidas.

Cuando se ha querido mucho a la persona perdida, el duelo se expresa en forma intensa en sufrimiento y aflicción. La intensidad y la duración de este proceso y de sus vertientes derivadas varían en función de la persona que lo padece y de las dimensiones y significados de la pérdida del ser querido para la misma. Por eso es un proceso dinámico, sujeto a innumerables variables, con avances y retrocesos a lo largo del mismo y, en consecuencia, cada duelo es distinto y las situaciones de duelo nunca son comparables entre sí.

Un selecto grupo de autores expresan en este libro, con sinceridad y valentía, experiencias íntimas y vivencias muy sugerentes en relación con el duelo, demostrándonos que no llevan vestido debajo de la piel y exponiendo con una calidad literaria extraordinaria, relatos vitales que nos sobrecogen y emocionan.

Related Post

ÁngelaÁngela

Clemente Oliveros Mejías       [Fragmento del relato] Eran una de las familias con las que disfrutaba en mi trabajo. Me sentía orgulloso de tener pacientes como ellos. Él,

Chati, la toallaChati, la toalla

Manuel Cruz Cabello   [Fragmento del relato] Sigo llenando cuadernos de letras tristes. Letras manchadas por lágrimas amargas, dolorosas, cargadas de recuerdos viejos. Son letras que escondo en los trasteros